¿Qué es una infección cutánea?

 

Nuestra piel es una gran barrera frente a muchos tipos de gérmenes, pero en ocasiones puede verse afectada por infecciones provocadas por distintos agentes.

Es imprescindible un diagnóstico clínico adecuado para así evitar complicaciones y contagios, esto es especialmente importante en las ITS (Infecciones de Transmisión Sexual).

 

 

¿Cuál es el origen de una infección?

 

En función del origen de la infección vamos a poder diferenciar:

  • Infección bacteriana: impétigo, foliculitis, cellulitis...
  • Infección vírica: herpes, moluscos, verrugas...
  • Hongos y levaduras: pie de atleta, candidiasis, tiñas, onicomicosis...