¿Qué es un lunar?

 

Los lunares son acumulaciones benignas de células pigmentadas en nuestra piel con una forma, tamaño y color variable.

Los lunares o nevus son lesiones muy frecuentes, se puede nacer con alguno y el resto se van desarrollando a lo largo de nuestra vida de forma espontánea o como consecuencia de la exposición solar.

 

 

¿Por qué es importante revisar nuestros lunares?

 

Nuestros lunares pueden cambiar sin que esto signifique que se estén conviertiendo en malignos, pero de todas formas se deben realizar controles periódicos para verificar que dichos cambios no conlleven un problema de salud.

Se debe realizar una dermatoscopia de nuestros nevus para determinar su grado de benignidad o malignidad y saber si es necesaria o no su extirpación.

Si notamos un cambio de tamaño, de forma, de color, inflamación, sangrado o sensibilidad deberíamos acudir al dermatólogo para evaluar su riesgo.

 

 

¿En qué consiste la dermatoscopia digital?

 

Consiste en un examen de todas las lesiones pigmentadas de la piel y en el registro de aquellas que puedan tener un mayor nivel de riesgo para poder hacer un seguimiento y controlar su evolución.

Mediante fotografías del cuerpo también podemos comprobar si entre una revisión y otra han salido lunares nuevos.

La dermatoscopia digital es el mejor método de prevención del melanoma.

© 2015 FotoFinder Systems GmbH